ESCRITURA Y PERSONALIDAD VELS PDF

Augusto Vels. Escritura y Personalidad. Editorial Herder, 2 likes. Book. Libros Nuevos – Literatura – Narrativa – Clásicos Universales: Escritura y personalidad – vels, augusto. Compra, venta y subastas de Clásicos Universales en. La selección de personal y el problema humano en las empresas by Vels, Augusto and a Escritura y personalidad: las bases científicas de: Vels, Augusto .

Author: Mamuro Malagal
Country: Greece
Language: English (Spanish)
Genre: Sex
Published (Last): 3 July 2011
Pages: 375
PDF File Size: 12.36 Mb
ePub File Size: 4.12 Mb
ISBN: 148-2-24019-761-2
Downloads: 94678
Price: Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader: Manos

Thank you for interesting in our services. We are a non-profit group that run this website to share documents.

We need your help to maintenance this website. Please help us to share our service with your friends. Luis Avila Vera Category: Esta obra complementa, en cierto modo, mis otras obras ya publicadas: Bell, Biedma y D’Alfonso, Dr. Cada persona proyecta, en su propio pensamiento sobre los hechos y las cosas, y en lo que dice y hace, los recuerdos y experiencias vividas, sus deseos, sus temores, sus sentimientos de agrado o desagrado, su estado de animo alegre, o deprimido, la confianza que le ofrece su propio cuerpo y su autoimagen, es decir, la imagen que tiene de si mismo.

Si pedimos a una persona adulta que dibuje “una pareja humana”, sin darse cuenta conscientemente, es probable que, al hacerlo, deje la huella de muchos de sus problemas profundos, de sus vivencias afectivas relacionadas con sus contactos familiares y sociales y con la imagen de su propio cuerpo. T, Szondi, Test de las relaciones objetales, Wartegg, H. Con este modo de proceder, el sujeto intenta evitar que se rompan o deterioren las relaciones que desea tener con su entorno.

En este caso, el sujeto demuestra su buena memoria perceptiva, se siente “conservador”, adicto a las normas, a las costumbres y principios establecidos. Es un rutinario con buena memoria visual. Quiere hacer algo grande y notorio pero le faltan recursos para dar a las figuras la grandiosidad o magnificencia y el aire que desea y a los contornos las formas correctas.

Estos sujetos, suelen evadirse de la responsabilidad de hacer algo serio y meritorio. En cambio, otros sujetos, sienten la necesidad de expresar su narcisismo corporal exhibicionista y su agresividad en una actitud avasalladora frente al ambiente.

En el dibujo de la pareja humana, en el test de Machover, siempre hay algo expresivo. Este escirtura, como el Rorschach, el Szondi, el T. La mayor parte de las veces, antes de dibujar alguna otra cosa, dibujan monigotes. Los dibujos de figuras humanas DFH ponen, de alguna manera en evidencia, las preocupaciones, las preferencias, las necesidades o deseos reprimidos, las frustraciones, el equilibrio o desequilibrio interior y la manera de conducirse o de elaborar el comportamiento de cara a su ambiente.

Lo contrario, se da por supuesto. Cuando el nivel de calidad del dibujo es bajo y el nivel del C. Este nivel corresponde a una primera etapa infantil. En algunos casos, observaremos que algunos DFH aparecen muy inferiores en calidad de lo que los sujetos valen en realidad.

Por eso, es personalisad pedir a los examinandos que dibujen cada personaje lo mejor que puedan. En algunos casos puede, incluso ejercer efectos castrantes y despertar los complejos esscritura de determinados sujetos.

Batirse en retirada, es aceptar una derrota del Escrityra, es confesar, indirectamente, un sentimiento de impotencia y de inseguridad, un escrtiura profundo al fracaso. Lo normal es que se dibuje primero la figura del propio sexo. Las escrituda pueden estar aproximadas, distanciadas, una de frente y la otra de lado o de espaldas, etc. Las principales zonas son las siguientes: La cabeza simboliza al Yo consciente y controlado. Como puede verse en esta obra, el test de Machover lo hemos experimentado junto con otros, entre los que cabe mencionar: Sin embargo, salvo en el caso de dibujantes, pintores, escultores, etc.

  FLASHDEVELOP GUIDE PDF

Puede faltar la capacidad para vivir y comprender temas abstractos y espirituales.

Sensualidad, pesadez, abandono a los placeres del cuerpo. Decadencia moral o espiritual, con signos negativos. Capacidad de resistencia a las influencias externas. Capacidad de rendimiento en el trabajo. Aspecto deshumanizado o siniestro en los DFH. Exceso de rigidez en la postura de las figuras. En general, pueden ser tan negativos los DFH realizados con trazos tenues, leves, inseguros y llenos de retoques, como otros que hubiesen sido hechos con trazos muy fuertes, bruscos, brutales y desproporcionados.

Algunos autores hablan de posibles traumatismos cerebrales, tumores, encefalitis, etc. Se tratar entonces de un sujeto impulsivo, apasionado, individualista y mal integrado social y profesionalmente.

Sea por la misma debilidad o por represiones y frustraciones repetidas, el sujeto que realiza con trazos delgados o tenues los DFH, se encuentra con falta de tono muscular y nervioso, es decir, con falta de fuerza y de vigor en la voluntad para hacer frente a las peripecias de la vida.

La voluntad predomina sobre el sentimiento y produce el tipo pobremente integrado de Jaensch. Por un lado, tiene aun sin liquidar el complejo de Edipo amor y fidelidad a la madre Por otro, quiere ser adulto, desprenderse de la tutela de la madre, divorciarse de ella e independizarse.

Ha centrado su amor en personslidad muchacha que le gusta, pero no tiene valor, ni suficientes recursos para desprenderse de la tutela de la escrituta e independizarse. Por tanto, la inflexibilidad, la incapacidad, a veces, de ceder incluso a las evidencias demostradas, tiene su origen en frustraciones afectivas vesl sufridas durante la infancia.

Incapacidad para planificar las tareas. Cuando los movimientos verticales se dirigen de abajo a arriba, el sujeto intenta sublimizar o supercompensar, mediante la actividad mental o espiritual, aquellas necesidades, tendencias o pulsiones que, por rechazo de la “censura”, no puede expansionar o satisfacer de un modo directo. El principio femenino, personalkdad representa en forma de un trazo horizontal roto o con un corte en el centro.

Biedma y Pedro G. D’Alfonso, en su obra “El lenguaje del dibujo” Editorial Kapelusz, ;ersonalidad algunos arquetipos relacionados con el aspecto de la forma. Estos sujetos pretenden que el entorno se adapte a sus necesidades y deseos.

Dibujo & Personalidad – Augusto Vels

Los DFH realizados con lentitud. Buena memoria perceptiva que concibe los hechos y las cosas tal como los percibe de la realidad. El sombreado de la cara en los DFH. Sombreados del cuerpo y de las extremidades en los DFH. Sombreados en los brazos. Sombreados en las piernas.

Indicador de fallos o preocupaciones en el aparato locomotor. Sombreado de las manos en los DFH. Sombreados en el cuello de las figuras. Suelen descubrir la existencia de situaciones en que el sujeto ha de realizar verdaderos esfuerzos para controlar impulsos rechazados por el Super-Yo, o que la conciencia reconoce como “inaceptables”, violentos o inoportunos.

Sombreados en el pecho masculino y en la zona de los senos femeninos. Lo hemos observado en individuos con temor a quedarse en paro forzoso o que ya lo estaban. Refleja, normalmente, una cierta inferioridad en el desarrollo de las facultades perceptivas.

  ALAIN BERGALA PDF

Es importante saber si la figura tachada corresponde al propio sexo del sujeto o al sexo contrario. En el dibujo de las transparencias en los DFH, el sujeto puede actuar de dos modos distintos: Generalmente, las transparencias se localizan sobre los genitales y las piernas.

Los sujetos paranoides, los narcisistas, los vanidosos, etc. Esmero en detallar los rasgos de la cabeza en los DFH. En general, esta tendencia, es un mecanismo de defensa contra la inseguridad interior, muchas veces compensada por el ensanchamiento del Yo en cualquier esfera.

Detalles normales en el dibujo de la cabeza: Cuando el sujeto inicia el dibujo que le representa, lo hace normalmente en el cuadrante superior derecho o en el cuadrante superior izquierdo. Hemos testado a dos individuos que perdieron su trabajo de directivos por haber quedado obsoletos en su puesto y por esta causa fueron sustituidos. Cabeza grande, desproporcionada con el cuerpo y mal configurada.

Todo hombre desea que se le valore por su inteligencia y eficacia.

Escritura y personalidad – Augusto Vels – Google Libros

La mujer desea triunfar por ser bella, por su capacidad para “agradar”, cuida ante todo su cabeza, su peinado, su maquillaje y su vestimenta.

En todos los casos podemos entrever una necesidad de compensar los complejos de inferioridad que oprimen y angustian al sujeto. Cabeza cortada por el vls de la hoja. Dibujar solo la cabeza de las figuras. Hemos visto con frecuencia este signo en sujetos separados, mal avenidos en su vida matrimonial o en hombres con complejos de impotencia sexual frente al otro sexo.

Nosotros pudimos observar un par de casos. El otro, se trataba de un muchacho con ojos muy saltones y cara poco agradable. Cabeza dibujada normalmente en contraste con un cuerpo vagamente trazado o incompleto. Cabeza, simplemente representada por un circulo u ovalo. El sujeto puede ejercer su actividad queriendo poner orden, aclarar y decidir las cosas, imponiendo sus deseos veld su autoridad de modo individualista.

Rasgos de la cara ojos, nariz, boca, cejas, etc. Hacer el rostro sin rasgos faciales. Prescindir de los rasgos faciales, es como ocultar el rostro, y ocultar el rostro, es una actitud que puede tener muchos sentidos.

Hacer las cabezas alargadas. Algunos autores lo interpretan como signo de inmadurez y de independencia frustrada. Cabezas con protuberancias frontal y occipital. Autores conocedores de estos arquetipos, como R.

Pellegrini, afirman el vesl sexual del cabello. A los hombres les gustaba exhibir su vello como distintivo de su virilidad. En general, el hecho de remarcar y dar abundancia a los cabellos, expresa en un hombre la vanidad presuntuosa y donjuanesca de tipo narcisista. Poner mucho cabello, barba abundante y acentuar el bigote.